Por si acaso

“Rita”, obra de Ubé

Por si acaso.

Antonio estaba convencido de que cada día sería el último. Por si acaso se tomó una tacita de chocolate y unos bollos de crema. Por si acaso redactó una carta de despido. Por si acaso cogió el paraguas y se puso la gabardina blanca. Un hombre de su misma estatura pasó a su lado corriendo, lo empujó y pudo ver que aquel hombre llevaba una gabardina y un paraguas idéntico al suyo. Dos encapuchados dispararon desde un coche. Antonio cayó fulminado. Por si acaso, llegando a su altura, Pedro Soriano, alias “El Telefunken”, le dió el tiro de gracia.

Anuncios

2 pensamientos en “Por si acaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s