El vértigo de la razón

El vértigo de la razón – Obra de Ubé.

EL VÉRTIGO DE LA RAZÓN

Reinaba una calma chicha. Nada excepto el sonido del mar se escuchaba en cubierta, un susurro de novia vestido de azul eléctrico. Miró el horizonte y pensó que bien podría él dar grandes zancadas en su superficie, o deambular sin más, o tal vez caminar con el rumbo extraviado como hacían los aventureros de tierra. Lo estuvo meditando largo tiempo, sumido en reflexiones de sal mientras le daba chupadas a su pipa. “Ningún hombre había conseguido domesticar el océano con sus pies, morder su blandura cristalina”, se dijo. Y ese pensamiento lo reconfortó. Jim fue el último en acostarse aquella noche.

Al amanecer lo hallaron flotando, inerte. Unas leguas más allá vieron caminar a sus zapatos, despacio, pisando fuerte la nada.

Anuncios

7 pensamientos en “El vértigo de la razón

  1. Es sabido: caminar sobre la nada resulta más fácil y más verosímil que caminar sobre las aguas. Estamos entrenados/programados para ello. Para caminar sobre las aguas, como dicen en mi pueblo: Jesocrihto!

    Saludos.

  2. Un comentario de admiración hacia este collage, poético y genial, del señor Ubé. Uno de los que más me gustan de los suyos. ¡Queremos exposiciones y catálogos suyos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s