Desmemoria (30-12-2036)

30-12- 2036

 

 

Decir serpiente es tragar la arena de un desierto sin nombre.

Reptar por el tronco de un  hombre que dejó de ser árbol por morder la manzana.

Es ser pecado a veces, solo cinco minutos de cronómetro suizo.

Decir serpiente es como gritar puta y echarse a reír detrás de las ramas de tu silencio.

Es decir merienda, también, pan untado en vino y azúcar en una tarde de agosto que no acaba de marcharse.

Decir serpiente es como decir hermana o siamesa, costura invisible ligada a tu cadera.

Es quedarse a medias en todo, incluso después de morir (porque se muere varias veces).

Serpiente puede ser una pirámide lejana y muchos muertos, una reina y un borracho follando a orillas del Nilo, y Shakespeare, claro.

No recuerdo si Cleopatra murió por la picadura de una serpiente o por un cóctel exquisito de drogas blandas.

Decir drogas es decir mentira, decir serpiente es decir Nilo.

Decir Nilo es decir desierto, decir desierto es decir arena.

Decir arena es decir tu nombre, ya no estoy segura.

Anuncios

Un pensamiento en “Desmemoria (30-12-2036)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s