Desmemoria (15-3-2037)

(Dodecanario, Obra de Ubé)

 

15-3-2037

 

Puede que tenga el color de unos ojos ciegos, a veces, cuando se olvida, solo cuando no se tiene cerca o se aprisiona en una postal (azul continuo).

Ya no estoy segura si he visto alguna vez el mar, quizá mi corazón lo haya inventado,

como esta habitación sin ventanas o todos mis recuerdos.

En una casa sola cualquier decorado es válido: una media luna colgada en  la pared,

la acuarela de un desierto o una rosa marchita en el regazo de Lady Macbeth, tercer acto, página ciento veinte.

Mar es igual a océano que no se atreve.

Si quisiera podría instalar un mar a mis pies.

Pessoa soñaba a la orilla de un mar muerto, hablaba de un marinero que viajaba en las bocas.

Las mujeres a menudo paren mares furiosos y los bautizan como Dave o Douglas.

El mar de mi Pessoa no tiene nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s