Siempre (microrrelato)

 

En el aire, los dedos van y vienen.

No soy del  agrado de algunos, he visto el asco asomando a sus ojos antes de echarme a un lado con fingida profesionalidad.

Sin embargo

(a lo lejos),

una camarera chiquita no deja de brincar.

No se atreve aún, pero sus gestos delatan la necesidad de amarme, como si yo fuese una oportunidad tardía en su vida, quizá la última.

Ha sido ella  la encargada de colocarme los adornos.

Se lleva parte de mí entre sus dedos, quiere chuparme

(lo hace a escondidas)

después,  arrojando la cabeza hacia detrás, deja escapar un gemido.

Llega  un tipo con esmoquin para conducirme al centro del salón.

Aplausos / música / el llanto de una mujer retratada en blanco sucio.

Sé que cuando el cuchillo me parta en dos, comenzará la  tragedia de las perdices.

Anuncios

Un pensamiento en “Siempre (microrrelato)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s