Sobre burros

(Imagen: Ubé)

SOBRE BURROS

De la tristeza de un burro se cuentan historias inverosímiles.
Pudo ser un burro parlante,
con muchas moscas dentro tomando el tren.
Pudo llegar de muy cerca
(cualquier domingo de ayer en el que lo vieron pastar sobre la piel de tu nuca).
Sin embargo triste,
con la mirada peinada de una niebla muy oscura,
de una niebla tan honda como el carmín de una puta que toma el sol en sus costillas.
Pudo ser un burro de melancolía horizontal.
Cejijunto
(el burro)
y muy cortés cuando las visitas,
cuando el país se une en su color
y a los niños les nacen pétalos entre los dientes.
Mi burro amado,
tibio animal entre las sábanas del hielo,
amoroso si la tormenta asoma a su hocico de hombre microbiano.
Es cuando la primavera se tumba a morir,
que le da por recitar versos orejudos
en el cerro más olvidado de tu camisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s