Rapsoda de un moderno

(Imagen: Ubé)

RAPSODA DE UN MODERNO

Ando prieto en mis pantalones.
Ando en vilo dentro de mi verbo que muda
           (muda todo excepto mi calzón de hilo con heces
            puestas al revés de los días).
Ando,
me ando,
anda una mula amiga mía en el lado efímero de mi cuello
           (mi cuello es una cereza que alguien sin dientes muerde sin querer).
Hablo ,
me hago el que ando o ladro o me babo
          (acto de babear encima del cristal de una muchacha con los senos calientes).
Podría salir de mí, pero no quiero.
Me gusta turbarme los sesos,
exprimir las miserias que me llegan a la boca de los ojos
en forma de píldoras o pipas o películas pornográficas sin sal.
Tengo diálogos atrasados en mi laringe.
Cumplo años en mi ano.
¡Mi ano amado!
Cualquier ano sería mejor que el mío
          (porque mi ano se rompe a cada ano que pasa,
          a cada dedo que se detiene y toca,
          a cada ladrido amoroso de perro que finge amarme).
Podría pero me abundo,
hago olas con mi lengua
y me pongo a expulsar poemas infértiles
           (infértil como una gallina que podría ser mi madre en hora temprana,
           cuando mi madre es cualquier cosa en el retrete,
           es cualquier objeto con capacidad de aire,
           es cualquier barco meciéndose en la espesura del estiércol).
Poesía,
canto de loco
           (canario también se acepta pero mejor muerto,
           ahogado en ginebra inglesa o tunecina,
           un canario muy blanco,
           nevado en las cejas,
           un canario roto,
           con petróleo dentro del nervio de sus alas,
           canario desnudo,
           con sabor a calzón sucio
           o mercromina,
           un canario que no se pueda escribir en la memoria,
           que no tome el tranvía,
           que no se drogue con pegamento).
Decía, ejem…
¿Esto es un poema?
Si claro, mi discurso,
mi alboroto lingüístico,
mi cuesta de mulo,
           (mulo es igual a poeta,
           es igual a hombre poeta que crece dentro de la grasa,
           mulo es igual a recital de poeta con voz gorda,
           mulo es igual a tipo que se ahorca con los huesos frescos de una cebolla).
Ah, sí,
hablaba de hablar sobre cómo se debe hablar,
de escribir en el papel de una garganta.
Lo bello no
           (por que cansa, ohhh yeah).
Decir algo en otro idioma.
¿Qué idioma?
El que sea
¿Vale inventar?
Mejor inventarse.
¿Sirve mi madre cantando?
Mejor inventarse.
¿He dicho mi madre?
Apuntamos madre para otro desembarco, ¿entendido?
Allo? ¿Con quién hablo?
Consigo mismo.
¿Soy un mulo?
A veces.
Eh mulo, amigo, ¿qué hay de lo mío poético?
Hay mucha mierda al filo de una boca.
¿La boca no será mía, verdad?
La boca es de su madre, la que canta.
La donna e movileeeeee
¿Por dónde caminar?
Siga usted por este tronco.
Este tronco es un aguacate.
No, fíjese bien,
es Lezama echando la siesta encima de una croqueta.
¿Dónde queda el Perú?
Lindando con la cintura de esta puta tan virginal,
a mano izquierda del coliseo cubano.
Me gusta discursear.
A mi me encanta su madre que no canta.
El retrete es poesía.
¿Ve cómo no era tan difícil ser moderno?
            (Suena un disparo.
           Suena un ruido de mujer bajo el desagüe.
           Suena un cisne dando las tres).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s