Fuera del lenguaje. Discurso quinto

(Imagen: Ubé)

FUERA DEL LENGUAJE

Discurso quinto

(Llegan las hordas
       hordas = Gente eructando palomitas que regresa.
         = Un escote donde brinca aún la risa del champán.
         = Un desfile de hormigas legionarias que toman asiento
         en el polvo de una butaca)

Y, ejem:

Ahora me desabrocho la garganta y hablo.
Por ejemplo, del poder social de la poesía,
de cómo el capitalismo se ha comido la inocencia del pez.
No crean que no me cuesta soltar el lastre.
A veces guardo tanto estiércol dentro de mi cabeza,
que se me hunde el mundo en la pluma de la almohada
y caigo.
No en el sueño.
No en la calma.
Podríamos decir que caigo hacia una gota de infierno sudoroso
mientras mi mujer duerme
y se respira la nariz.
Ahora he de hacer flexiones económicas,
buscar el modo de pagar la escuela de mis hijos,
el modo de no fundir los plomos de mi conciencia
y pagar la luz de los ladrones.
No sé ustedes,
pero el escenario de mi vida,
está repleto de días de lluvia animal.
Es extraño, lo sé,
pero del cielo de mi hogar se precipitan cuchillos y elefantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s