El fantasma de la lluvia

(Imagen: Ubé)

EL FANTASMA DE LA LLUVIA

Ahora que estoy sola acaricio la sed de un reloj,
dejo que la mañana se abra ante mi pecho
y me pongo a respirar ausencias,
algo muy pequeño que llevarme a la espina de un labio,
aquel hijo que perdí
en el sueño, por ejemplo,
aquel amante que me escribía cartas de agua
desde una ciudad donde la lluvia no existe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s