De caminos que no existen

(Imagen: Ubé)

DE CAMINOS QUE NO EXISTEN

Desando.
Mis pasos sobre el agua triste de la ventana.
Ayer todo estaba en su orden,
la casa dentro de su piel,
la arruga en el ojo,
la abuela espesando las horas en el puchero.
Desando.
Hay lluvia dentro de mi camisa
que apaga las ganas de mi pecho en lento.
Me desando.
Me anudo al maullido de mi gata
que exclama en mayúscula su erotismo.
Ahora / Hoy / En este instante /
Dentro de este invierno
de familia que se arroja a los puentes del olvido.
Aire fresco pido,
calle en ruinas
o el corazón de una rosa
que se queda dormida en su ceniza.
Pero hoy me desando.
¿Hay alguna voz que acaricie mis huecos demenciales?
¿Algún lamento cerca que decida quedarse a la vera de mi sombra?
Sin luz ando /
desandada / apasionadamente sola /
con la sangre justa /
con el frío de dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s