Apasionantes naves

(Imagen: Ubé)

APASIONANTES NAVES

Apasionantes naves,
el incendio de una casa,
lámparas que abren bocas
y dientes
y se clavan en la carne solitaria de los vestidos.
Apasionantes naves,
héroes echándose la siesta en un mástil,
mujeres rotas zurciendo novelas,
niños acompasados como relojes,
niñas haciendo la primera comunión con su sangre.
Apasionadas naves,
guerreros
y disléxicos
llamando a las puertas de la locura,
pájaros deformes enroscando sus picos alrededor del pecho,
como si su pecho fuese una playa sin pulso
o un abismo de eterno cristal.
Apasionantes naves,
Helena,
Casandra,
Medea,
Hécuba,
el fuego y sus mil bocas,
el sexo del mar rugiendo dentro de una botella,
ancianas que se beben la orina de una estrella
y después huyen tersas en sus cincuenta años.
Apasionantes naves,
palacios o aeropuertos,
gente sin fin
asistiendo a una corrida de toros,
toros como diamantes que embisten el cuerpo capital
de una gran dama que no se rompe.
Apasionantes naves,
mar arriba,
océano arriba,
ginebra arriba.
Apasionantes naves haciendo el amor
con su destrucción más mínima,
sin doblegar sus clavos,
sin un solo rasguño en el vientre de sus muertos.
Apasionantes naves,
juntas de la mano en la ciudad,
de compras en un ultramarinos,
eligiendo manzanas vírgenes,
kiwis de color azul,
sirenas con la voz ronca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s