Viajeros al tren

(Imagen: Ubé)

VIAJEROS AL TREN

viajeros al tren
el tren de porcelana
el tren de pajarito que se achicharra
en las aceras de la soledad
viajeros al tren
hombres y mujeres con su espalda de mula
torciendo el gesto los domingos
toneladas de pizza haciendo nido en la garganta
flores de metal que crecen entre sus dedos
para agarrar las letras en una pantalla de ordenador
pero el ordenador se resiste y ríe
ríe y abre sus piernas de muñequita sutil
viajeros al tren
el tren que penetra en las trenzas de Austria
Austria como una nación de insectos
que se peinan el mar frente a una idea
la idea como rosa apasionada
como reducto donde los amantes
fornican con los dientes cerrados al amor
viajeros al tren
días que son en realidad bolsas de basura
niños descalzos
haciéndose pasar por perros
cerca de un contenedor
aquella anciana
que acaricia la cintura de una bicicleta estática en el balcón
que espera la llegada en llamas de los hijos
pero los hijos son solo un retrato en la pared
polvo de araña tomando altura más arriba de las lámparas
viajeros al tren
ahora hay que hacer los deberes
hay que hacer un hijo
hay que edificar un hotel en la lengua de la playa
viajeros al tren
pero hay cárceles de hielo para todo aquel
que no deposita su alma en las balanzas
para los políticos que toman el sol
en las costas de un planeta
dormido en la otra cara de la luna
viajeros al tren
un póster donde Bob Dylan alarga la voz
y el perfume de su estómago
una cajita de música donde baila
aquella dependienta del corte inglés
que está rota de un pie
esa aspirina que viaja
hacia la melancolía de sus nudos

Anuncios